Hola. ¿Cómo estás?

Hace ya varios años que vengo creando sitios en WordPress y, en mis comienzos, uno de los grandes problemas que me daban muchos dolores de cabeza, era a la hora de actualizar el Theme. Apenas terminaba de instalar la acutlización (si no lo hacía de forma automética) me barría todos los cambios personalizados que había hecho 🙁 Hasta que descubrí a los child theme y aquí te quiero hablar de ellos.

Una de las grandes virtudes de WordPress es la facilidad con la que podemos cambiar la apariencia de nuestro sitio web. Existen temas libres o de pago, que podemos descargarnos e instalar y usar en nuestro WordPress. En general, los temas suelen ofrecer más o menos opciones de configuración. Sin embargo, puede darse la posibilidad que necesitemos realizar pequeños cambios en nuestro tema pero sin perder las actualizaciones del tema instalado. Sucede que si modificamos el tema original podemos tener problemas en futuras actualizaciones que podrían hacer desaparecer nuestros cambios en el código; para ello WordPress nos da la opción de crear un tema hijo (conocido como child theme).

Un “tema hijo” en WordPress es un tema que hereda la funcionalidad de otro tema, llamado “tema padre”. Los temas hijos permiten modificar o añadir las funcionalidades del tema padre. Un tema hijo es la forma más segura y fácil de modificar un tema existente, tanto si se quiere hacer pequeños cambios como otros más amplios. En lugar de modificar los archivos del tema directamente, es posible crear un tema hijo y hacerlo prevalecer sobre el tema padre.

¿Por qué usar un tema hijo?

– Si modificas un tema existente y se actualiza, tus cambios se perderán. Con un tema hijo, podés subir el tema padre y seguir manteniendo los cambios.
– Puede acelerar el tiempo de desarrollo.
– A prueba de descuidos.
– Actualizaciones más seguras.
– Es una buena forma de empezar si se está empezando a aprender sobre desarrollo de temas WordPress.

¿Cómo crear un tema hijo?

En primer lugar, creamos una carpeta nueva dentro de wp-content/themes, por ejemplo mitema-child y dentro de ella creamos dos ficheros: styles.css y functions.php. El primero de ellos debe contener tan solo unas etiquetas que marcan que el tema padre es ‘mitema’. Por otro lado, functions.php debe incluir los ficheros css con el hook enqueue.

Cada vez que queramos modificar un fichero del tema padre, lo único que tendremos que hacer es meter ese fichero en el tema hijo y modificar la versión del hijo. Siempre que el tema hijo defina un fichero que también está definido en el tema padre, se usará la versión que contenga el fichero hijo.

Cuando se actualice el tema padre, no va a haber cambios en el tema hijo, y todos felices 🙂

Para más especificaciones sobre los pasos para crear un tema hijo te comparto algunos recursos:
Cómo crear un tema hijo en WordPress
Guía para el desarrollo de temas hijos en WordPress
Crear un tema hijo basado en el tema Twenty Eleven

Fuente: Codex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *